25 agosto 2010

Extravagancias

Una de las cosas que me gusta del metro de Londres es distraerme viendo a la gente. Cuando nos sentamos en los vagones las personas quedan frente a nosotros, también sentadas, así que puedes verlas un poquito de reojo, verles los zapatos que llevan puestos, si son de tacon alto o bajo, si lleva un impermeable o un gabán elegante, si llevan botas o zapatos deportivos, de qué color llevan pintado el cabello, si lo llevan azul, morado o rosa, de qué color son las medias que llevan, si son multicolor, de rallitas o de nylon. De qué color llevan las uñas, si las llevan negras al igual que los labios o si las usan al natural. Si va leyendo, ¿qué está leyendo? (hago lo imposible por ver la portada del libro). Puedes también preguntarte de qué nacionalidad es el que va frente a tí. ¿Será de Japón o de China? ¿Será rumano? ¿Tal vez ruso? ¿Finlandes? Si es una familia ves cómo los chicos y los padres hablan. Si la familia va contenta o contrariada. O si van al parque o al museo. Y si va una pareja puedes ver si se miran con amor o con indiferencia. Si se muestran amor o van aburridos hasta su destino. Y cuando la gente va hablando me gusta tratar de descubrir qué idioma hablan, lo cual en muchas ocasiones es muy difícil saber.
Otras veces me digo a mi misma esta chica luce latina, sus ojos tienen un brillo distinto a la gente del norte de Europa. ¿Y esta persona a qué se dedicará? ¿Será profesora o peluquera? O tal vez sea niñera. Y si llega alguien con un perro, alterno la mirada entre el perro y el dueño y lo que siempre me llama la atención es que normalmente ambos se parecen. Y así voy hasta que llego a mi destino. Pero lo más curioso para mí es cuando se monta alguien extravagante, por ejemplo, gente vestida de punk. Hoy ví un señor vestido de punk que me llamó mucho la atención porque en vez de tener un sólo penacho de picos en el centro de su cabeza, tenía dos penachos, como si fueran dos cachos y estaba totalmente maquillado. Por muy mente abierta que yo quiera tener, siempre logran captar mi atención. Me parecen personas muy curiosas las personas extravagantes. Me pregunto qué tipo de vida llevan, a qué se dedicarán, de qué vivirán. ¿O tal vez sólo se visten así para salir de noche y de día se visten de corbata? ¿Qué quieren decir ellos con esa forma de peinarse y tal vez de maquillarse? ¿Son tolerantes o violentos? ¿Si yo les hablara me tratarían como a una igual, me ignorarán, serán amables o me pegarán tres gritos?
Cuando llegué a la casa y le conté a mi esposo, me dijo: bueno, si tenía dos cachos es porque es un punk de los de verdad. Mi respuesta fue: mmmm. En fin, es curioso todo esto y me parece entretenido no por las personas extravagantes en sí mismas, sino por todas las preguntas y análisis que despiertan en mí. Esa es una de las cosas que me gusta de Londres, los planteamientos diarios que logra esta ciudad en mi mente.
Los dejo con una foto de una flores un poco punketas.


Boket light

4 comentarios:

Venus dijo...

Que lindas flores!! a mi tambien me gusta ver a la gente y preguntarme estas cosas no necesariamente en el metro pero en la calle en el parque

Koalita. dijo...

Amiga, es que tu eres toda una belleza escribiendo :)Me encantan tus pensamientos y las flores!!!

Un abrazo desde tu tierra!

Raquel dijo...

jajajajajja, Ale!
Yo también me hago esas cavilaciones mentales muy a menudo. Con muchísima frecuencia. Me gusta observar con mucho detenimiento a la gente. Intentar adivinar sus historias.
Me encanta la manera como escribiste este post, Alejandra! Creo que ya te lo han dicho, pero igual lo reafirmo: tienes madera y talento para la escritura y la narración. No soy experta en el asunto, pero creo que no hace falta serlo para concordar con Koalita :-)

La foto de flores punketas, están así, punketísimas, con muchos cachos punketos! :-). Fuera de broma, está muy hermosa la foto!

Un gran abrazo,
Raquel

AleP (Alejandra Click) dijo...

Venus, sí, es muy entretenido. Me encanta inventarme las historias de cada quien, aunque a veces veo a los demás y ellas estarán también inventándose mi historia! Y sí, en los parques y en la calle tal lo hago pero más en los minutos que parecen más interminables en el metro. :)
Y Koalita, gracias de verdad! Me encanta que te guste! Esas flores son tan diferentes a las de Venezuela. Me llaman la atención.

Raquel! Me encanta cuando pasas por aquí. Cómo estás? Cuando me dices que te gusta cómo lo escribí me siento super contenta! Qué rico es escribir. Estoy sacando muchas fotos últimamente mientras se definen muchas cosas por aquí. Y adoro sacar fotos!! Raquel, un abrazote.