29 agosto 2010

Razones

Lo bautizamos "El hueco" mi esposo y yo. Es esa sensación que nos abarca el cuerpo o que a veces no sabemos dónde se encuentra, tal vez en el corazón, en la garganta, en el cerebro, en los ojos o en una de las manos, pero que parece lanzarte a tu antiguo hogar. Es algo que falta en el sitio, es la cotidianidad que dejaste atrás. Son los domingos familiares, la paella en casa de la suegra, el cumpleaños en casa de la tía, el aniversario en casa de los primos, la risa de los niñitos, el bautizo de fulanito de tal. Es el Sol radiante, son las lluvias estrepitosas, es el cine de tu comarca, es el sofá donde veías películas, es la gran montaña a lo lejos, es la venta de cambur titiaro, son los pájaros afuera, son las flores tropicales, es la sensación de un país, es todo eso lo que parece faltar y que es tan difícil de identificar.
Una tarde paseábamos, como siempre hemos hecho el breve tiempo que hemos estado aquí y nos decíamos: "es que no sé, siento como algo, siento como a mi a familia aquí en el pecho, es como una memoria, es como una ausencia, es como algo que no está". Yo le dije a mi esposo: "llamémosle El Hueco, es más fácil así". Y empezamos a listar a la gente que no tiene Hueco o por lo menos no visible. Ahí está Natalia, ella no tiene Hueco. Carlos tampoco. Eleonora tampoco. Pero también recordamos los que tienen Hueco. ¿Cómo hacen aquellos que no tienen Hueco? ¿Vale la pena tener Hueco?
Ahora hay veces que nos levantamos con Hueco o que derrepente aparece una sensación a Hueco o que pasamos un día Hueco. Y a veces el Hueco se cierra y al momento siguiente se abre. Apesar de todo lo nuevo que podemos ver en este lugar, esa sensación parece no abandonarnos. Y nuestra razón nos dice: "por donde lo veas es mejor estar aquí, es mejor quedarse". Pero como dice el dicho: El corazón tiene razones que la razón no comprende.
A lo mejor El Hueco se llenará con las voces, los sonidos, los colores, de este nuevo lugar.


Thames sunset

10 comentarios:

fitziane dijo...

El Hueco.... buen nombre, es así. Pónganme en la lista de los que no se les ve el Hueco después de 15 años de haber salido de Venezuela pero que lo tienen bien profundo.

Saludos desde China.

Frank dijo...

Alejandra, desde hace un tiempito esperaba que escribieras algo así. Es tan normal lo que sienten que difícilmente encontrarán algún expatriado que no comparta ese sentimiento.

En mi caso, completamente identificado con su relato y recordé como durante los primeros dos años de haber emigrado, me inundaban momentos de tristeza y deseos de salir corriendo al lado de los míos.

Ya hace tiempo que no es así (17 años fuera) y aunque extraño ver a familiares y amigos, es éste, mi hogar, el que extraño cuando viajo a cualquier lugar. Saludos!

Venus dijo...

Pero no tener hueco estando lejos de "casa" sería aún más triste! Tener hueco significa que tenemos recuerdos alegres, gente que amamos, lugares a los que queremos regresar. El hueco no es malo, es parte de nosotros, y nos hace ser quienes somos!

AleP (Alejandra Click) dijo...

Fitziane! Es difícil vivir con el hueco pero reconforta saber que otra gente que está afuera entiende lo que nos pasa. Yo lo sentía antes de salir de Venezuela, en fin, es duro. Y 15 años es mucho tiempo.

Frank, sí, sentía ese hueco pero prefería no pensar en él y me sentía distraída, conociendo la ciudad. Pero a medida que pasa el tiempo ya se va haciendo familiar y la novedad que llena la nostalgia se va perdiendo. Yo supongo que al tiempo pasará como te pasó a ti. Y es como dices, es unas ganas de salir corriendo, como una necesidad de compartir con la familia y disfrutar de lo que conoces. Veremos cómo se desenvuelven las cosas.
Y Venus! Sí! Pienso como tú, es ese hueco, esa sensación de pérdida lo que al parecer nos hace saber quiénes somos o con qué nos identificamos. Es bueno saber que existe un hogar y gente que nos quiere en algún lugar del mundo.
Un saludo a todos!

TAMIA COU dijo...

Hace ya 8 años que dejé mi país y al principio yo también tenia ese Hueco, pero con el tiempo se fue, llenando, cerrando, ahora muy de vez en cuándo a lo mejor siento algún tipo de nostalgia por algo en particular, normalmente tonterías, pero ya no siento esa falta de algo, ese hueco. La familia siempre será familia, no importa en que lugar del planeta nos encotremos y las amistades, bueno, las de verdad perdurarán a lo largo de la vida y la distancia sin importar el tiempo que uno pase sin verse o escribirse y si no duran pues es que no eran verdaderas amistades.

Cheers!

El hueco Acme dijo...

Tengo afuera 4 años y medio y la forma en la que he sentido ese hueco creo que ha sido diferente, quizas sea porque desde que sali, cada vez que llegaba a un sitio era un reto establecerme en tiempo record, llegaba con poco dinero y todo lo tenia que hacer rapido, la casa, y el trabajo tenia que conseguirlo en los primeros 3 dias, (debo decir con orgullo que las 5 veces que lo he hecho ha sido en ese tiempo y la ultima vez bati record y lo hice en 2 dias :) ) lo cual no me dejaba tiempo para pensar y luego la cotidianidad se llenaba de experiencias que me dejaban un pequeño hueco para pensar en mi familia y lo llenaba llamando para casa, con lo que se borraba el hueco inmediatamente y estaba lista para continuar llenando el presente, creo que tiene mas que ver con la estructura mental que tengas, en que uno permite a la mente pensar ciertas cosas, y si permites que tu mente te controle y te acostumbras a pensar en el pasado y a que tu cuerpo sienta nostalgia, pues dia tras dia la mente recreara esa sensacion, al menos que un dia se entrene para no pensar en eso, pero un entrenamiento mental lleva tiempo, asi que es mejor cortarlo del principio, es como cuando alguien se obsesiona con una persona, como no controles tu mente, podrias llegar a pensar en ella o el, cada minuto, y acostumbrarte a sufrir. Si me llegara a pasar eso, yo haria como hago con otras muchas cosas, a penas surge el pensamiento rechazalo y dile a tu mente estoy aqui y ahora, disfrutando de esta ciudad. Ahorita me a tocado vivir en una de las ciudades mas feas del mundo, y estoy enfocada a tratar de ver las cosas bonitas de esta ciudad llena de bloques y de borrachos, el primer mes mi mente se acostumbro a ver lo feo, que es como el 90% de lo que veo, pero ahorita estoy entrenando a mi mente a que vea el 10%, que vea lo que ve la gente que ama esta ciudad.
Saludos

marta dijo...

Yo tengo hueco. Claro... llevo tres meses en mi nueva ciudad ¡asi que estoy muy verde! :) Me he mudado varias veces pero nunca tan lejos ni tan a lo grande. Estoy segura de que El Hueco se hace más pequeño con el tiempo, pero tengo clarísimo que no lo quiero perder :) Aunque sí me gustaría poder llegar a controlarlo... :D
Tus fotos son muy lindas, y en particular las de Granada y Cantabria me han abierto un poquito El Hueco... pero para arrancarme una gran sonrisa :)
El Hueco. Me ha encantado, tiene todo el sentido para mi ahora mismo.
Gracias por tu visita a mi blog, sobretodo porque ahora conozco el tuyo y lo podré visitar :)

AleP (Alejandra Click) dijo...

Gracias chicas por pasar por aquí. De verdad me gusta saber su experiencia con el Hueco. Nos hemos reído también con ese nombre que le dimos a la nostalgia...
Tamia Cou, o sea que es posible que el Hueco pase...
Hueco Acme, jajajajaja! Al principio no te reconocí, pero es imposible no reconocerte!
Realmente controlo bastante bien lo del vacío, pero también me hace pensar en si realmente vale la pena estar lejos. Y sabes que eres mi héroe por la manera en que te mueves de un lado a otro. Menos mal que ahora estás entrenándote para ver las cosas buenas por allá. Un abrazote! Hablamos esta semana...

Juan Carlos Partidas dijo...

¿Qué decir del hueco? ¿que también forma parte de mi vida?... por supuesto... pero como muy bien lo dijo Venus en su comentario, sentirlo es tener una historia de buenos recuerdos y gente amada y que te aman. Creo que a mayor hueco, mayor es el equipaje de amor que te acompaña a donde vayas.

La nostalgia desesperante, me imagino que ira disminuyendo a medida que te comiences a integrar, conocer nuevos amigos y trabajar. Es decir, a hacer tu nueva vida.

Un gran saludo desde Canadá.

AleP (Alejandra Click) dijo...

Juan Carlos, pensaba que estabas en México, no sé por qué. Y sí, es bueno saber que en nuestro país está la gente que nos quiere y que hay una casa que nos da la bienvenida.
Cómo estoy en mis primeros meses aquí, creo que siento es una pequeña nostalgia y seguro que variará con el tiempo si nos quedamos por estos lados del mundo. Espero que te vaya bien por allá también apesar de la nostalgia. Canadá es un país que me llamaba la atención para vivir y sé que es precioso! Un saludo y gracias por pasar por aquí.