17 marzo 2011

Libros que nos siguen y Regent´s Park

Yo no sé por qué hay cosas y personas que nos atraen misteriosamente hacia ellas. Siempre me pregunto el por qué de eso. ¿Cómo es posible que, por ejemplo, sólo por la apariencia y por el título un libro, este nos atraiga? ¿cómo es posible que siempre que entramos a una librería nos encontremos esos libros que nos sonríen una y otra vez, como llamándonos con una voz seductora desde los estantes? Tengo una serie de libros que han llegado a mí sólo gracias a esa sensación de que debo de leerlos y mágicamente han sido en momentos en los cuales las lecturas de esos libros parecen encajar perfectamente con la vida interna o externa que llevo en ese momento. Puede pasar mucho tiempo antes de que el libro llegue a mí o decida comprarlo. No tengo apuro, y no sé por qué, siempre estoy segura de que de alguna u otra forma terminaré con el libro entre las manos. Así que normalmente espero tranquilamente a que el libro me alcance.

Algunos de los libros que recuerdo que llegaron a mí de esa forma son: El club de la buena estrella, El hombre en busca de sentido, La rueda de la vida y Mujeres que corren con los lobos. Todos fueron increíblemente buenos, de esos que te dejan pensando por un tiempo.

También me ocurre así con las películas. Luego de haber pasado como dos años queriéndola ver en Venezuela, The painted veil (Al otro lado del mundo) sobresaltaba curiosamente en el estante de la biblioteca pública de la zona en donde vivo. Así que H y yo la vimos y me dejó fascinada. No sólo por la bella historia, sino también por la música, los paisajes, su cadencia suave, sus detalles y la época en la cual se desarrolla (que es alrededor de los años 30 del siglo pasado, cuando la vida tal vez tenía otro ritmo). Siempre me identifico con esa época fácilmente. No sé si será, tal vez, la forma en la cual el cine nos ha querido vender esos tiempos. A mí me gusta pensar que esa época fue tal como nos la pintan. Sonreí cuando me enteré de que estaba basada en el libro del mismo nombre, escrito por Somerset Maugham, un viejo autor británico que ya conocía. Leí el libro en inglés y no fue fácil, pero sí tan bello como la película, aunque mucho más duro y crudo. Lo curioso es que extrañamente, prefiero la adaptación de la película a la historia del libro.

Cuando lo terminé de leer quedé con una especie de nostalgia, así que mis pies me llevaron nuevamente a la biblioteca pública a ver si podía encontrar alguna otra buena historia. Fui a ver un par de autores conocidos, expertos en la condición y sentimientos humanos, poco intelectuales y excelentes narradores. Sin embargo, no me terminaban de convencer. Así que eché un ojo más sobre los largos estantes de libros. De pronto uno resaltó sobre los demás, como les conté que me solía suceder. El autor ya me lo había recomendado el esposo de una amiga y lo había visto muchas veces por ahí: V.S. Naipaul. El nombre del libro: Half a Life. Y bueno, imaginen cuál fue mi sorpresa cuando en la primera página el protagonista dice que había conocido a Somerset Maugham (el autor del libro que me había terminado en el cual se basó la película). Me reí para mi misma una vez más. No había duda, había encontrado el próximo libro a leer. Sentí como si existiera una especie de continuidad, no sólo en los libros sino en la vida misma.

Siempre me llamó la atención la relación entre el Reino Unido y sus colonias, y las historias y novelas creadas alrededor de ese tema: ingleses expatriados llevando una vida atravesada por las costumbres del país en donde se encuentran. Claro que soy consciente de la mirada occidental que tienen esos relatos sobre las llamadas costumbres "exóticas", pero justamente lo que muchas veces encuentro hermoso es esa magia que creen ver sus autores en esos parajes lejanos, tal como pueden ver en el trailer de la película.



Les dejo con unas fotos del Regent´s Park, uno de los parques reales. El día estaba soleado, con un bello cielo azul y la primavera ya se dejaba ver.

Mapa

Parque

Regent´s Park

Water´s song

A garden with life

luz de tarde

japanese details

Vera

bokeh

Detalles de primavera

camino en regent´s

ramita

ramos

Floritura

casa con luz de tarde

4 comentarios:

luisa dijo...

que bonito lo que escribes y las fotos preciosas. Ese parque me encanta. Bss.

Alejandra Click dijo...

Muchas gracias Luisa. Ese parque me recuerda a Alicia en el País de Las Maravillas.

Isabel dijo...

Qué maravilla, Alejandra!!! Me encantó leerte, y las fotos son IMPRESIONANTES!!!!
Un besote enorme.

Alejandra Click dijo...

Gracias Isabel!! Bienvenida por aquí, como siempre. Un abrazote!