18 octubre 2009

Cinco consejos para el aprendiz de inmigrante

Cuando avanzo lentamente entre los carros del tráfico de Caracas, el tema de emigrar es recurrente en mi mente. Hoy se me ocurrieron algunos pasos que podría seguir el emigrante principiante para definir un poco más su deseo de partir.

1. Elige tu destino
Para alcanzar cualquier sueño primero necesitas saber a dónde vas. Pregúntate a qué pais quieres ir. ¿Canadá? ¿Australia? ¿Estados Unidos? ¿España? ¿Reino Unido? O tal vez pregúntate por cualquier otro que tenga una cultura o forma de vida atractiva para tí.

2. Informate sobre el pais que elegiste
Internet, este medio tan fabuloso y versátil, te permitirá saber todo lo que necesites del país
que seleccionaste. Pregúntate cuáles son las opciones que tiene ese país para emigrar.
¿Tiene programas de inmigración? ¿Puedes acceder a la nacionalidad del país gracias a tus padres o abuelos? ¿Qué tipos de visa hay? ¿Puedes aplicar a algunas de las visas? ¿Hay ayuda al inmigrante al llegar? ¿Conoces a alguien que viva en el país? ¿Tienes algún familiar o amigo en el sitio a donde vas? ¿Cuál ciudad prefieres para vivir? ¿Por qué?

3. Decidir entre irte a estudiar o llegar a buscar trabajo
Tal vez entre tus metas de vida esté el estudiar alguna carrera o aprender algún idioma.
Si estos son alguno de tus deseos puedes optar por solicitar una visa de estudiante. La ventaja de esta visa es que si estudias alguna licenciatura o postgrado, países como el Reino Unido y Estados Unidos, te darán un año más de visa después de terminar tus estudios para que trabajes de forma legal. Esto puede ser una vía para insertarte en el mercado laboral y solicitar una visa de trabajo para regularizar tu situación. Si quieres llegar a buscar trabajo, antes de partir infórmate bien cual es la demanda de tu ocupación o profesión en el sitio a donde vas, cuáles son los ingresos que podrás percibir, cuáles son las bolsas de trabajo en línea más conocidas en el país al cual te interesa partir.

4. Averiguar costos de manutención
Si eliges una gran ciudad para vivir los costos variarán dependiendo de las zonas que selecciones.
Las zonas más costosas suelen ser las más cercanas al centro de la ciudad. A medida que te alejas del centro los precios van disminuyendo. La ventaja es que si elijes un país desarrollado, normalmente los medios de transporte serán buenos por lo cual podrás seleccionar un lugar más apartado y ahorrar así en alquiler. En muchos países la gente prefiere compartir los apartamentos o casas y muchos estudiantes y gente joven viven compartiendo piso.

5. Selecciona tu hospedaje antes de partir
Si conoces a alguien en el lugar tal vez te puedan dar alojamiento por unos días, mientras
buscas en la ciudad alguna opción de alquiler. También puedes optar por los hostales (o backpacker en inglés), que cobran infinitamente más barato que los hoteles. Hay muchos de ellos dirigidos a estudiantes.
En algunos hostales es posible que compartas habitación con otras personas o tal vez puedas elegir habitación privada. Los baños suelen ser públicos en estos sitios. Las ventajas de quedarte en un hostal es que podrás conocer otras personas que como tú estarán llegando a la ciudad o que tal vez sean viajeros que de igual forman querán compartir la experiencia contigo.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Como emigrante que soy, desde 1999, quería agregar un par de observaciones que podrían cambiar la forma en la que el aspirante a emigrante toma decisiones. La primera observación es la tendencia del emigrante a idealizar el estilo de vida de otros países. El riesgo de inmigrar a un país con esta actitud es, que con el tiempo, puede conllevar a desilusión. Es muy posible que un destino termine siendo bastante diferente a lo que uno se imaginaba. Mi punto es que cuando uno elige un país a donde emigrar, hay que tener en cuenta que países en los que uno desearía vivir podrían ser lugares terribles para inmigrar (es decir, no hay trabajos, la gente es maleducada, es muy difícil estabilizarse legalmente, económicamente o emocionalmente, etc.), pero también lugares que uno nunca consideraría podrían resultar siendo lugares ideales para vivir. El problema es que es difícil (si no imposible) determinar cual país es cual sin haber vivido allí. Mi consejo es que consideres otros factores cuando decidas emigrar y deja que el país se elija solo (con esto no estoy diciendo que uno considere países como Corea del Norte). Factores importantes al elegir un país son: oportunidades de trabajo, que tan fácil es inmigrar al lugar, que prospectos hay para una vida exitosa y remunerada, idioma, etc.

La segunda observación es que la mayoría de los países desarrollados desean mano de obra calificada, y en muchos de estos hay mecanismos para facilitar la inmigración de gente calificada. Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Gran Bretaña tienen un sistema de puntos que es bastante claro. En USA el sistema para aceptar gente calificada es más complicado y subjetivo. Por supuesto, no todo el mundo tiene las calificaciones necesarias para inmigrar a través de este mecanismo. Pero si no las tienes, ¿por qué no considerar obtenerlas? En mi opinión, estudiando en el país donde decidas vivir es la manera más segura de inmigrar. Si vas a hacer maestría o doctorado, hay varias opciones para obtener financiamiento para tus estudios; por ejemplo: dando clases de idiomas o alguna materia relacionada con tu carrera (esto se llama en USA “Graduate Teaching Assistant”), haciendo investigación mientras estudias (esto es “Research Assistant”), o alguna forma de beca (estas son generalmente más difíciles de obtener). De los ejemplos, las primeras dos opciones son más fácil de obtener si conoces al profesor/jefe/tutor encargado. Consejos que podrías aplicar para maximizar las posibilidades de obtener una de estas opciones son:
- Establecer contacto con el profesor bien sea a través de un conocido en el departamento, otro venezolano que hayas identificado en el departamento o simplemente llama a la persona por teléfono y expresa tu interés de ser parte de su equipo de investigación o dar clases de idioma en la universidad.
- Ve a hacer una pasantía (por varios meses o incluso un año) con el profesor con el que te gustaría trabajar. Si haces un buen trabajo, generalmente al profesor le gustaría que hicieras un post-grado con él y financiarte tus estudios. La gran mayoría de estudiantes extranjeros que conocí, entraron de esta manera. Ten en cuenta que un profesor prefiere trabajar con una persona que ya conoce y sabe que puede hacer un buen trabajo, que trabajar con una persona con mejores calificaciones pero que no conoce.
- Paga el primer trimestre, semestre o año y negocia tu cambio a “teaching assistant” o “graduate assistant” (muchos, incluyéndome a mí, hicimos así).

Finalmente, ¿Qué puedo decir acerca de emigrar a otro país? Es una aventura, en muchos aspectos, muy similar a películas como Indiana Jones y esa de Michael Douglas de la esmeralda perdida. Superficialmente es una aventura emocionante, exótica e idealizada. En el día a día, es difícil, hay que trabajar duro, puede ser estresante y está lleno de incertidumbres. Pero al final, trae mucha satisfacción y te deja con la sensación de que estás listo para otra aventura. Estoy seguro que no todo el mundo va a estar de acuerdo conmigo, pero esa es mi actitud hacia el futuro.

AleP dijo...

Hola Jorge! Espero que estés muy bien! Excelente comentario el que haces. Realmente uno tiende a idealizar los lugares, las culturas, las personas, todo! Uno cree que en otro pais la gente no se molesta o no se come las luces.
Me parece muy acertado lo que dices, emigrar con los pies en la tierra es muy importante y saber que en otros sitios también hay tráfico, habrá cosas que no funcionan o que no nos gusten, también habrá basura o hasta pueden robar. Por eso creo que la parte de investigación y visitar el sitio es importante. Que uno se enamore del sitio porque va con la forma de vida de uno y no porque otras personas te lo venden. Y estar conciente que emigrar no es la panacea a nuestros problema. También me gusta mucho eso que mencionas de llegar como estudiante y tratar de buscar ayuda económica sirviendo como asistente de algún profesor o alguna beca.
Y eso que comentas, de que emigrar es como una aventura "exótica e idealizada", lo considero muy cierto, porque en realidad no sabes lo que te encontrarás sino hasta que vivas la experiencia de estar en un pais diferente al tuyo. Y siempre habrá que trabajar y esforzarse mucho (aunque estemos en nuestros paises de origen o en otro) para poder avanzar hacia nuestros objetivos. Siempre pienso que las personas que viven fuera de sus paises suelen tener una vision mas amplia del mundo. Y normalmente lo consideran como una experiencia muy enriquecedora. Mil gracias por tu post. Excelente!