12 octubre 2009

Nanny, Au pair, Niñera: la experiencia de vivir inmerso en la cultura de un país

Una buena forma de conocer la cultura de un país, estando completamente inmerso en la experiencia, es ir de niñera a otro lugar. Con esta opción podrás vivir con una familia y cuidar de sus hijos mientras recibes un pago por los cuidados que brindas. La niñera puede viajar partiendo desde su familia adoptiva, como se le dice, hacia lugares cercanos, para conocer ciudades o pueblos que contribuirán a la mágica experiencia de compartir el quehacer cotidiano con personas del propio país.
Una ventaja sumamente atractiva de ser niñera es que te permitirá aprender el idioma o practicarlo, dependiendo de lo que desees. Al tener a nuestro alrededor personas que no hablen nuestro idioma, tendremos la necesidad de comunicarnos en el idioma del país que estemos visitando. El manejo de otro idioma siempre nos aporta un gran valor no sólo a nuestro campo profesional si no a nuestra persona, pues nos abre las posibilidades de comunicación en cualquier viaje que hagamos, bien sea sólo de paseo o porque más adelante queramos emigrar.

Normalmente para poder usar estos programas necesitarás una edad comprendida entre los 18 y los 26 años de edad. Algunos programas permiten personas de hasta 30 años de edad pero no es la regla. Es recomendable que elijas una agencia se encuentre en la International Au-pair Association para que así evites cualquier inconveniente a la hora de hacer tus trámites.

Tal vez tengas a tu cargo niños tan adorables como los personajes de la película Mary Poppins, la famosa niñera que llega a una típica casa londinense para poner orden en la familia. Esta puede ser una gratificante experiencia de vida.

2 comentarios:

Venus dijo...

Perdona la pregunta pero has sido au pair??? Es que si lo has sido tienes que haber tenido mucha suerte ;)

AleP (Alejandra Click) dijo...

jajaja!
Sólo he sido en dos ocasiones, cuidando niños de mis amigos. Tuve la suerte de que ambos bebés que cuidé en dichas ocasiones, fueron adorables. Pero seriamente, no he sido. Curiosamente, una de mis amigas a la que le cuidé su bebé, fue niñera aquí y trabajaba a tiempo completo, viviendo con la familia. Un trabajo fuerte y exigente, pero creo que le gustaba mucho. ¿Eres niñera?
Te mando un saludo Venus!